Ectoparásitos y repelentes naturales: la opinión de una veterinaria potinguera

Llega la primavera, y con ella, los dichosos parásitos. Las suaves temperaturas y el calor favorecen la actividad de moscas, mosquitos, garrapatas y pulgas, no sólo molestas sino además potenciales transmisoras de enfermedades, tanto a los animales sino también a las personas. Y no son pocas las recetas de antiparasitarios naturales que pululan por la red y prometen el oro y el moro, pero ninguna de ellas está elaborada por quien tiene que hacerlo, un veterinario. Siempre he roto una lanza en favor de lo natural, pero como veterinaria aficionada al cosmética natural, mi ética profesional me obliga realizar una crítica constructiva a esta práctica que me parece una insensatez.

La mayoría de recetas que encontramos por ahí son a base de aceite esencial de árbol de té diluidos en una base hidroalcohólica. No voy a cuestionar las bondades de esta planta y menos aún en humanos, ni tampoco voy a negar que ciertos preparados veterinarios como otológicos tengan árbol de té en su composición, pero querría subrayar que todo aceite esencial es una sustancia farmacológicamente activa, y es eso lo que le das sus propiedades beneficiosas, pero también sus efectos adversos. El metabolismo de perros y gatos no se parece en absoluto al humano, de tal manera que lo que para los humanos es estupendo puede ser altamente tóxico en animales, como las metilxantinas del café y del chocolate. Y el árbol de té no lo es menos, de hecho, es un potente neurotóxico, y  son cada vez más frecuentes los casos de animales que llegan a las clínicas entre convulsiones después de que se les aplicara un tratamiento casero con aceites esenciales.

Algunos os preguntaréis que si existen preparados veterinarios con este aceite esencial, por qué no lo íbamos a poder utilizar en un antiparasitario. La respuesta es muy simple, no es la misma concentración la necesaria en un preparado otológico comercial como lo es el Otocan, muy baja, que la necesaria para repeler a los ectoparásitos, mucho mayor y potencialmente tóxica. En la mayoría de preparados veterinarios con árbol de té, la aplicación es muy localizada, mientras que los sprays caseros se suelen echar por todo el cuerpo, lo cual es un factor de riesgo más, ya que cuando se rocía al animal, este lo inhala, absorbe a través de la piel e incluso puede lamerlo. En estas circunstancias, como veterinaria, prefiero echarle encima a mi perro un antiparasitario “químico”, con garantías de seguridad y efectivo no sólo para repeler parásitos sino también para matarlos, que algo natural cuya concentración efectiva roce con la toxicidad. Además, afortunadamente para todos, cada vez se crean nuevos antiparasitarios con un margen de seguridad mayor, es decir, menos tóxicos y más efectivos. Recordad, LO NATURAL NO ES INOCUO, y nadie puede recetar a vuestras mascotas más que un veterinario. Es absurdo   pasarse a lo natural con el fin de evitar usar tóxicos industriales para intoxicar a nuestros animales y a nosotros  mismos de manera “ecológica “. Además, contra enfermedades mortales como la dirofilariosis y la leishmania, no conviene jugársela con técnicas que no tengan un estudio detrás que avale su efectividad. Algunos hablarán de los conflictos de intereses de las farmacéuticas (que los hay), pero si los aceites esenciales fueran totalmente eficaces las empresas lo promocionarían y venderían, ya que el mero hecho de ser natural le da al producto un valor añadido.

¿Significa todo esto que he dicho que tengamos que hacer una cruzada en contra de la utilización de aceites esenciales en la lucha contra los parásitos? Para nada, siempre y cuando las mezclas de aceites esenciales sean complementarios a los métodos convencionales y se rocíen sobre el ambiente. Cortinas, colchones, marcos de ventanas y puertas son buenos lugares donde aplicar estos preparados caseros sin peligro, cuidando siempre de no hacerlo cerca de los bebederos, comederos, camas y juguetes de los animales, y teniendo especial cuidado al fumigar casas con gatos, animales especialmente sensibles.

Por último, quería recalcar que no hay nada como los métodos físicos para la lucha contra artrópodos, así que no conoceréis mejores compañeros de trinchera que el aspirador y la trampa eléctrica. ¡Feliz primavera!

2014-08-05 20.23.51

Anuncios

6 pensamientos en “Ectoparásitos y repelentes naturales: la opinión de una veterinaria potinguera

  1. Tienes toda la razon, hay que tener mucho cuidado con aceites esenciales y usarlos segun las recetas comprobadas y de confianza, a veces parece que nos tiramos de un extremo al otro… todo el mundo quiere preparar sus remedios en casa y no tienen ni idea ni conocimientos de las propiedades de las plantas pero cogen cualquer receta y ala…a elaborar.
    Gracias por explicarlo tan bien, espero que lo lea mucha gente y te hacen caso.
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: ¡Patas peludas! Champú para perros | La Choza de Bambú

  3. Estuve a punto de meter la parada porque acabo de hacer un pedido de aceite esencial de árbol de te, citronella y lavanda para hacer un collar repelente para mis gatos. Tu que eres veterinaria, en que cantidades seguras se podría hacer, y por cierto, el aceite de neem es efectivo? Me encanta tu blog, te acabo de descubrir!!!

    Me gusta

    • Un spray para las cortinas y ya, en alcohol. A los gatos no les eches aceites esenciales ya que son muy sensibles, pero el neem no tiene problemas y sí que tiene cierta efectividad contra ciertos insectos (que no todos).

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s