Jabón de miel. Tutorial en frío y en caliente

Las encuestas con propuestas de entradas que había realizado hace poco dieron como ganador al tema de los tutoriales. Por eso hace poco, subí a YouTube un tutorial de cómo hacer un jabón casero, en frío y en caliente. He aplicado para ello, esta receta de jabón de miel, propóleos y lavanda.

  • 920 g de aceite de oliva
  • 50 g de cera de abejas
  • 115 g de sosa caústiva
  • 296 g de agua destilada
  • 10 g de aceite esencial de lavanda
  • 10 g de tintura de propóleo
  • 20 g de miel

Os dejo el vídeo y debajo, los detalles:

En primer paso en cualquiera de los dos procesos sería pesar la sosa el agua y mezclarlas. Este es un punto crítico en lo que a la seguridad se refiere, ya que es una reacción muy exotérmica (libera mucho calor), puede salpicar, libera vapores irritantes y las quemaduras producidas ya no sólo por el calor de la solución, sino por la propia naturaleza de la sosa cáustica son dignas de tener en cuenta (tanto que en carreras clínicas estudiamos su tratamiento de manera específica). Por tanto, tomaremos estas medidas de seguridad:

  1. Trabajar en un local ventilado
  2. Usar guante y gafas de protección
  3. Echar la sosa a continuación del agua para evitar salpicaduras… Aunque como explico en el vídeo, yo esto no lo aplico ya que lo mezclo en un erlenmeyer que evita, por su singular forma, las salpicaduras (de ahí mi confusión en la narración del vídeo, realizada sobre la marcha mientras veía las imágenes y no con un guión, y de la cual me disculpo profundamente). Si vuestros recipientes no tienen ese cuello de botella que impide que salpique, no seáis tan rebeldes como yo ¡por favor!
  4. Tener vinagre siempre a mano para neutralizar las quemaduras que accidentalmente se puedan producir

A continuación, se funden las grasas sólidas (cera de abejas) al baño María. Yo prefiero fundirlo con los aceites líquidos para que estos sirvan para conducir el calor.

El siguiente paso es añadir la sosa al aceite, mezclar y batir hasta obtener la traza. El jabón tendrá que adquirir una consis de puré, de pudding, aunque esto dependerá en gran medida de los aceites escogidos. Os animo a ver el vídeo que es donde mejor se ve la traza.

Este es el punto donde decidiremos si hacemos el jabón en frío o en caliente. Para hacerlo en frío, basta con añadir los aditivos, dar una buena batida más y enmoldar. En este caso, hay que tener mucho cuidado con las fragancias y compuestos que lleven alcohol (como mi tintura de propóleo), porque hacen que la traza espese demasiado haciéndolo muy difícil de manejar. Esta es la razón por la que he dejado los aditivos para el jabón en caliente, además de que en una saponificación en frío los activos se degradan parcialmente por la sosa residual. La calidad de esta jabón se basa en la integridad de los aceites de saponificación, que no sufren el calor del proceso en caliente (sólo el del baño maría, que ronda los 65 grados en cuanto se funde la cera de abejas).

Para hacerlo en caliente, mi método favorito es el horno. Se debe colocar, sin los aditivos, a 80 grados durante una o dos horas, hasta que gelifique.  Otra vez, os animo a ver el vídeo que las consistencias se ve fenomenal, a mí me recuerda a una masa de pan cruda solo que transparente. A esta masa ya se le pueden añadir los aditivos, pero a veces esto se hace complicado porque se queda más “mazacote” que el jabón en frío. Yo propongo dos soluciones:

  • Usar un recipiente que guarde bien el calor. Yo utilicé el propio molde de silicona, aunque se puede trasvasar luego perfectamente
  • Añadir activos humectantes, hasta un 3% de las grasas. Hay quien echa lactato sódico, glicerina e incluso una mezcla 1:1:10 de sal sódica, carbonato sódico y agua destilada. En esta receta, yo no creo que sea necesario por qué los propios aditivos, sobre todo la miel, fluidifican bastante.

Ahora solo queda esperar, 4 semanas para el jabón en frío y hasta que este duro y desmoldable en el jabón en caliente. En ambos casos, yo recomiendo hacer una medida de pH (para ello, hay que mojar previamente con agua destilada) o, si sois poco aprensivos, darle un pequeño lametón al jabón (técnica “made in mi abuela”). Si el pH es mayor de 7-8, o pica, es que necesita curar más. En el jabón en caliente, a veces ocurre que el tiempo de horno no es suficiente para el saponificado y hay que dejar reposar unos días más. En todo caso, los jabones “Gran Reserva” quedan más duros, consistentes y cremosos, vamos, que mejoran con los meses.

Por último, os dejo esta tabla enumerando las ventajas e inconvenientes de cada método, ya que condicionarán vuestra decisión. Yo personalmente empleo el método en caliente si tengo prisa o si la eficacia de mi jabón radica en los aditivos que le eche, y el método en frío cuando tengo tiempo para curarlos, quiero aplicar alguna técnica decorativa con colorantes y doy más importancia a la mezcla de aceites vegetales que a los aditivos. ¿Vosotros con cuál os quedáis? Me gustaría ver vuestras opiniones en la casilla de comentarios. ¡Un abrazo!

Ventajas Inconvenientes
Saponificación en frío Más manejable, mayores posibilidades creativas, con colores y formas muy curiosas

Dicen que queda más cremoso (yo no noto la diferencia, es subjetivo)

Los componentes de los aceites de saponificación (no los aditivos) no se degradan

El jabón no se puede usar hasta que cura

Los principios activos, aceites esenciales y fragancias pueden degradarse parcialmente por acción de la sosa residual

 

Saponificación en caliente En cuanto se seca y si el pH es correcto, está listo para usar

Los principios activos, aceites esenciales y fragancias no se alteran ya que no queda sosa residual

 

El jabón resultante queda rústico ya que la masa es poco manejable.

Dicen que queda menos cremoso (yo no noto la diferencia, es subjetivo)

Los componentes de los aceites de saponificación (no los aditivos) pueden degradarse por la acción del calor

 

 

Anuncios

9 pensamientos en “Jabón de miel. Tutorial en frío y en caliente

  1. Hola Bambú: Me ha gustado mucho el tutorial y aprovecho tu generosa oferta de aclaraciones:
    ¿qué aportan los aditivos al conjunto del jabón?
    ¿estaría el jabón indicado para algún tipo especial de piel?
    ¿porqué el jaboncito en frío es tan blanco?
    Una vez te has quemado, tomo muchas precauciones con el álcali y me confío con la masa recién trazada en frío y te queda un pegote adherido , y al tiempo te das cuenta demasiado tarde¿qué aconsejas?
    Bueno no te incordio más, saludos Pako

    Me gusta

    • ¿Los aditivos? En este caso, la miel es humectante y el propóleo lo he elegido por dos razones. La primera porque es antioxidante y no he echado vitamina E. La segunda es que al igual que el aceite esencial de lavanda va bien para dermatitis atópica y pieles sensibles. Este jabón tiene un sobreengrasado del 10% y esta pensado para piel seca.
      El jabón en frío es tan blanquito porque no le eche aditivos, como veo que igual no ha quedado claro colgaré una anotación en el vídeo
      Con la última pregunta no se a que te refieres. Si lo que quieres decir es que te has quedado con un pegote de jabón recién trazado en la piel, lo suyo es retirarlo, aclarar con vinagre y si la quemadura es tocha (que con jabón trazado no suele ser así, pasa más con la lejía) colocar un apósito. Para quemaduras leves, semejantes a rozadura, dale de aloe después del aclarado

      Le gusta a 1 persona

    • Hola Paki.
      Yo misma he dado algún curso cuando me ha surgido. A nivel amateur más que profesional, de iniciación.
      En Aroma Terra Happy (busca en Google)está muy bien para aromaterapia
      Patricia de Natural Mola Más va a dar cursos en noviembre
      Mira también en Alquimia Jabonil

      Me gusta

  2. Pingback: Cómo hacer jabón de Castilla | La Choza de Bambú

    • Ya, es un error que he corregido con notas en el vídeo (no se ven en la versión móvil) y en un comentario marcado en Youtube.
      Como digo en el texto, lo narré al revés totalmente pq en el vídeo lo hago con un erlenmeyer que no deja que eso salpique. Aunque no es la mejor manera de hacerlo, está bien tener un ejemplo de cómo no se hace bien jajajajaj

      Muchas gracias por tu comentario

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s